Impresión 3D en modo jarrón: cómo funciona y mejores consejos

La impresión 3D se considera hoy en día el método de fabricación de referencia para diseños con un alto nivel de complejidad geométrica. Sin embargo, no es precisamente conocido por ser un proceso rápido. Las impresiones 3D pueden tardar 12 horas o más y se necesita más tiempo para modelos más complejos.

Una forma de acelerar la impresión es hacerlo en «modo jarrón». Este es un modo de impresión disponible en la mayoría de las cortadoras que reduce en gran medida el tiempo de impresión y el uso de filamentos, pero esos no son los únicos beneficios del modo florero. Consulte esta guía sobre cómo aprovechar al máximo la impresión 3D en modo jarrón.

¿Qué es el modo florero?

Distintos cortadores pueden tener diferentes términos relacionados con un «modo jarrón», pero todos funcionan prácticamente de la misma manera. Al imprimir en modo jarrón, el modelo 3D se simplifica a solo sus contornos. La boquilla sigue este contorno continuamente moviéndose en forma de espiral. Este proceso tiene varias implicaciones en términos tanto del rendimiento de impresión como de la calidad de la impresión final.

Al imprimir en modo jarrón, el contorno de la impresión terminada se imprime con el ancho de exactamente una pared. La boquilla traza este contorno sin interrupciones, lo que reduce drásticamente el tiempo de impresión. Esto significa que el modelo se imprime sin relleno y que no funcionará en modelos que tengan voladizos prominentes.

Como su nombre lo indica, la impresión en modo jarrón funciona mejor para modelos que se asemejan a un jarrón, con una geometría bastante simple, una cámara interna vacía y una parte superior abierta. La cortadora puede determinar automáticamente si el modo jarrón no funcionará en su modelo particular. Los problemas se encuentran comúnmente en modelos con grandes superficies planas o múltiples puntos de anclaje.

El modo Florero hace un buen trabajo al preservar la calidad estética de una impresión 3D. Dependiendo de la configuración de su rebanadora, el producto terminado aún puede ser funcional en aplicaciones limitadas. Hay un par de formas de ajustar el modo florero de su rebanadora, pero no espere que la impresión final sea sustancialmente fuerte o mecánicamente robusta.

Ventajas y desventajas de imprimir en modo jarrón

El modo Florero es un modo de impresión único que ofrece un flujo de trabajo muy diferente al de la impresión 3D típica. En el modo florero, la boquilla se mueve continuamente a lo largo del contorno del modelo en lugar de levantarse después de terminar cada capa. Esto proporciona un par de ingeniosos beneficios:

Sin costura en z

El beneficio característico de la impresión en modo jarrón es que elimina por completo el problema de que la impresión terminada tenga una costura en Z visible. Esto se debe al flujo de trabajo único del modo florero, en el que una capa pasa a la siguiente sin problemas. Esto le da a las impresiones hechas en modo jarrón un nivel excepcional de atractivo visual. Si está imprimiendo cualquier modelo destinado a ser exhibido, entonces vale la pena considerar la impresión con el modo jarrón.

Muy rapido

Sin la necesidad de parar y comenzar con cada capa terminada, las impresiones realizadas a través del modo florero se pueden completar muy rápidamente. Esto es excelente para cuando necesita imprimir varias copias del mismo modelo, o si solo necesita hacer un prototipo rápido. El flujo de trabajo del modo jarrón también le brinda más espacio para reducir el grosor de la capa, creando impresiones más detalladas.

Bajo uso de filamento

La impresión en modo jarrón elimina la necesidad de relleno y paredes múltiples. Esto tiene consecuencias obvias en términos de estabilidad mecánica pero también reduce drásticamente la cantidad de filamento necesario para imprimir el modelo.

divertido de ver

Esto no tiene nada que ver con la calidad de la impresión final, pero una impresora 3D que imprime en modo jarrón es visualmente encantadora. Solo en este modo verá la boquilla de una impresora 3D moviéndose suavemente y sin los cambios de dirección bruscos habituales. Si quiere convencer a alguien de que la impresión 3D es una tecnología que vale la pena, hacer que mire un modo de jarrón podría ser lo mejor que puede hacer.

Aparte de todos los beneficios del modo jarrón, este no es un modo de impresión que deba considerar usar para todos sus productos. Hay desventajas en la impresión en modo jarrón que no se pueden superar ni siquiera con la mejor configuración de segmentación.

Mala estabilidad mecánica.

Sin relleno y solo paredes delgadas, las impresiones en modo jarrón son muy inadecuadas para soportar cualquier carga mecánica sustancial. Tienen poca robustez y generalmente también carecen de rigidez. Por esta razón, las impresiones realizadas en modo jarrón suelen ser para aquellas que solo deben mostrarse.

Modo de impresión muy exigente

No todos los modelos están hechos para ser impresos en modo jarrón. Los que tienen salientes, grandes superficies planas y múltiples puntos de anclaje serán problemáticos. Tampoco puede imprimir varios modelos al mismo tiempo, ya que la impresora no tendrá la capacidad de iniciarse y detenerse en varias capas. Afortunadamente, la segmentación debería dejar perfectamente claro cuándo el modo jarrón no funcionará con su modelo.

Consejos para configurar una impresión en modo jarrón

El modo Florero no le da mucho espacio para la personalización, ya que es un modo de impresión muy restrictivo. Sin embargo, hay algunos ajustes que puede hacer en los componentes de hardware y software de la impresora 3D para compensar las deficiencias del modo jarrón.

Imprimir lentamente

La impresión con el modo jarrón ya reduce drásticamente el tiempo de impresión para cualquier modelo. No necesita duplicar esta ventaja acelerando la extrusión o el movimiento del cabezal de impresión.

Por el contrario, las impresiones en modo jarrón se benefician mucho de una velocidad de impresión lenta. Dado que las capas se imprimirán sin problemas, querrá darle a cada capa el tiempo suficiente para que se enfríe y se solidifique antes de que se extruya la siguiente capa. La impresión lenta también debería mejorar la precisión y resolución de los detalles, especialmente para impresiones con diseños intrincados.

Usa una boquilla más grande

Una limitación del modo jarrón es que le permite imprimir con un grosor de una sola pared. Naturalmente, este grosor también está limitado por la apertura de la boquilla de su impresora. Cambiar por una boquilla más grande le permite imprimir con paredes más gruesas, lo que da como resultado jarrones que son significativamente más resistentes.

Imprimir a una altura de capa más pequeña

Las capas impresas en modo jarrón pueden ser perfectas, pero eso no significa que ya no sean visibles. Las líneas de capa visibles aún pueden ser problemáticas cuando se imprime en modo florero, especialmente si desea reducir el tiempo de impresión imprimiendo con capas más gruesas. La solución aquí es simple: imprima a una altura de capa más pequeña si desea que sean menos visibles. Si las líneas de capa visibles funcionan bien con el diseño de su jarrón, continúe y use la configuración máxima recomendada para la apertura de su boquilla.

Aumentar la temperatura de impresión

Jugar con la temperatura de impresión es una buena alternativa a cambiar la boquilla si desea paredes más gruesas. Al aumentar la temperatura de impresión, el filamento se vuelve más fluido y es más propenso a la compresión a través de la presión de la boquilla. Esto da como resultado paredes más gruesas y capas más delgadas, factores que son beneficiosos tanto para la calidad visual como para la resistencia mecánica.

Esta es una táctica que te permite golpear dos pájaros de un tiro. Sin embargo, alcanzar la temperatura de impresión adecuada para obtener los mejores resultados es difícil y probablemente requerirá una buena dosis de prueba y error.

Pensamiento final

El modo jarrón es una de esas cosas con las que cualquiera que haya estado en la impresión 3D ha incursionado en algún momento. Algunos pueden descartarlo como un modo de impresión que crea proyectos rápidos pero endebles. Sin embargo, la impresión con el modo jarrón se puede hacer de una manera que genera impresiones bastante rígidas, siempre que sepa con qué configuración de corte jugar.

Aún así, vale la pena reconocer las limitaciones del modo florero. Todavía es solo un modo que hace una impresión con una sola pared y sin relleno. No esperes hacer una pieza funcional con él, pero es perfecto para hacer jarrones, cubos de basura y cualquier tipo de contenedor vacío.

Advertencia; Las impresoras 3D nunca deben dejarse desatendidas. Pueden representar un peligro de seguridad contra incendios.