¿La resina de origen vegetal es segura para los alimentos?

La impresión 3D es una forma divertida y creativa de hacer varios objetos interesantes. Sin embargo, debe tener cuidado si imprime un recipiente del que tiene la intención de comer o beber. Probablemente sepa que las resinas son tóxicas, pero aún puede preguntarse si es seguro comer artículos de resina a base de plantas.

La resina a base de plantas no es apta para alimentos. Como la mayoría de las resinas 3D, la resina a base de plantas requiere que uses equipo de protección incluso cuando la manipulas. La mayoría de las resinas de origen vegetal son en parte materia vegetal y en parte productos químicos. Si no se cura correctamente, puede filtrar productos químicos y albergar el crecimiento bacteriano.

Si desea usar un objeto impreso en 3D a base de plantas para comer, debe cubrir su trabajo con un epoxi de grado alimenticio. Sin embargo, la resina a base de plantas no es segura para los alimentos por sí sola y debes tomar muchas precauciones. Si desea obtener más información acerca de por qué la resina de origen vegetal no es una excelente opción como recipiente para alimentos o bebidas, siga leyendo.

¿Es seguro comer o beber de los filamentos de resina de origen vegetal?

No es seguro comer o beber resina de origen vegetal, incluso si los ingredientes básicos no son tóxicos. Otros materiales pueden mezclarse con la resina durante la impresión, haciéndola insegura para el consumo. Además, la resina entra en contacto con varias partes de la máquina y el artículo puede contaminarse.

Puede agregar recubrimientos aptos para alimentos a la impresión, pero eso no garantiza la seguridad alimentaria. Las bacterias aún pueden acumularse en el objeto y su impresión se deformará si usa agua caliente para limpiarla. Además, el recubrimiento apto para uso alimentario puede romperse con el tiempo, dejando la resina expuesta.

Es más riesgoso cuando la comida toca la impresión 3D por más tiempo. Limitar el tiempo de contacto con los alimentos puede ayudar a reducir el riesgo, pero no lo eliminará. Después de un curado adecuado, un recubrimiento epóxico apto para uso alimentario se convierte en plástico, lo que hace que su proyecto sea más seguro para comer. Sin embargo, aún deberá limitar el tiempo que la comida hace contacto con el artículo.

En general, no querrá comer ninguna impresión de resina, incluidas las de origen vegetal. Aunque puede tomar medidas adicionales para hacerlo más seguro, aún no se garantiza que sea completamente seguro para los alimentos. Hay varias formas en que los errores menores al ejecutar la impresión, como el tiempo de curado, pueden hacer que su impresión 3D sea potencialmente peligrosa para su salud.

Por qué la resina a base de plantas no es segura para comer

Echemos un vistazo a la resina vegetal Anycubic. Es una marca popular que fabrica filamentos de resina a base de plantas. Sin embargo, todavía no es apto para alimentos. Casi la mitad de la resina es aceite de soja, pero la otra parte consiste en sustancias químicas tóxicas para el cuerpo. Puede esperar que las versiones de filamento sean las mismas.

Elegoo Resin es otra resina popular a base de plantas que contiene una mezcla de aceite de soja y productos químicos que no querrás filtrar en tus alimentos. Estas empresas recomiendan usar guantes y evitar tocar la resina directamente al usar estos productos. Una ventilación adecuada también es esencial.

En resumen, la resina de origen vegetal todavía no es segura para los alimentos. Hace contacto con la impresora de estereolitografía (SLA), que no es apta para alimentos. Además, la mayoría de las fórmulas de resina 3D a base de plantas aún contienen químicos tóxicos.

Crecimiento y acumulación de bacterias

Los estudios clínicos han demostrado que los microorganismos pueden adherirse a superficies inanimadas como biopelículas en un proceso llamado ‘bioincrustación’. La industria 3D en los campos médicos muestra el impacto de la bioincrustación en los materiales impresos en 3D. Este problema tiene implicaciones para la seguridad del uso de elementos 3D como recipientes para el consumo humano,

Puede ser difícil limpiar a fondo los elementos impresos en 3D. Después de algunas semanas de uso, es posible que haya bacterias peligrosas viviendo en pequeñas grietas en la impresión. El crecimiento de moho también es una posibilidad y es extremadamente difícil de eliminar.

El crecimiento de bacterias es un problema en los artículos que planea comer más de una vez. Es un problema menor si imprime varios artículos desechables. Sin embargo, hacerlo desperdicia mucho material.

Si desea una impresión de uso a largo plazo, deberá usar un sellador apto para alimentos. Puede retrasar la acumulación de bacterias, lo que le da más tiempo para limpiar la impresión. Sin embargo, debe comprender que los recubrimientos de material de calidad alimentaria aún no garantizan que sea completamente seguro.

En general, el crecimiento de bacterias es un problema importante cuando se comen impresiones de resina. Pequeños surcos e imperfecciones en la impresión que no puedes ver pueden albergar toneladas de bacterias peligrosas.

Posible lixiviación química

Los estudios clínicos han demostrado que las toxinas lixiviables pueden originarse en cualquier parte del proceso de impresión, incluido el contacto con los componentes de la impresora. Los aditivos de polímeros son propensos a la lixiviación debido a los cambios en la cristalización y al riesgo de posible contaminación química de la propia impresora.

La resina cura y se endurece después de exponer el filamento de resina a los rayos UV durante un tiempo específico. Antes del curado, incluso la resina de origen vegetal es tóxica. Solo después del curado debería ser seguro manipularlo directamente. La resina no filtrará productos químicos después de un curado adecuado cuando esté endurecida.

Sin embargo, todavía es posible que los productos químicos se filtren del material. Es posible que no exponga por completo los objetos con muchas ranuras, crestas o torceduras a la luz ultravioleta. Eso significa que el proyecto puede no curar en todas partes.

La única forma de saber que no tendrá fugas de productos químicos es curarlo con cuidado. Dado que todavía hay margen para el error, no es una buena idea comerse ningún proyecto de resina impresa.

Usar resina de origen vegetal para hacer moldes

Dicho todo esto, ¡no necesitarás deshacerte de tu resina a base de plantas! Se ve muy bien y tiene una variedad de usos fuera de los alimentos. Si aún desea hacer alimentos, puede imprimir un molde. A partir de ahí, puedes llenarlo con plástico apto para uso alimentario y dejarlo reposar.

En general, la impresión 3D simplifica la creación de moldes de cualquier cosa. Puedes usar tu filamento como base para hacer muchos platos, tazas y utensilios. Además, puede usar un molde varias veces antes de que necesite imprimir otro.

Filamento seguro para alimentos alternativos

El ácido poliláctico biodegradable (PLA) puede ser seguro para los alimentos si el fabricante no usa aditivos tóxicos o pigmentos de color. Sin embargo, su alta tasa de distorsión a altas temperaturas hace que el PLA no sea adecuado como portavasos calientes y ciclos de lavavajillas.

La cerámica es una opción popular para la impresión 3D SLA segura para alimentos. Después de la impresión, el molde se cuece en el horno, quemando la resina y dejando el objeto cerámico. Este proceso crea una pieza de cerámica genuina que es fuerte y resistente al calor. Con el acristalamiento de grado alimenticio agregado, la pieza se vuelve altamente resistente al crecimiento bacteriano y a la lixiviación química,

Para ir finalizando

Para resumir, incluso la resina de origen vegetal no es un material apto para alimentos. A pesar de sus mejores intenciones, la lixiviación química puede ocurrir en cualquier parte del proceso de impresión y curado. Si toma medidas adicionales y cubre el trabajo con epoxi de grado alimenticio, ayudará a que sea más seguro. Sin embargo, el crecimiento bacteriano siempre es un peligro potencial, por lo que debe tener cuidado.