SLA vs DLP: ¿Qué impresora de resina debería comprar?

La impresión 3D basada en resina ha ganado mucho interés en los últimos años. Si bien la calidad de acabado de las impresiones de resina siempre ha sido mejor, el alto costo de las impresoras de resina siempre las ha hecho menos accesibles. Sin embargo, la creciente demanda y la competencia en este mercado han creado modelos de impresoras de resina más asequibles.

Antes de comprar una impresora de resina, primero debe determinar si está comprando una que use SLA o DLP. Estas son las dos tecnologías principales para la impresión 3D basada en resina. Aquí está nuestro resumen sobre cómo distinguir entre SLA y DLP para ayudarlo a decidir.

Impresión 3D a base de resina

Tanto la estereolitografía (SLA) como el procesamiento digital de luz (DLP) son tecnologías para la impresión 3D basada en resina. Son similares en que utilizan resina de fotopolímero como materia prima. Esta resina es líquida en su forma base pero se cura en forma sólida debido a la presencia de compuestos iniciadores fotodegradables. Cuando estos compuestos son alcanzados por la luz, se vuelven altamente reactivos e inician una reacción en cadena de polimerización.

Sin embargo, la resina diseñada para la impresión SLA no siempre se puede usar para DLP y viceversa. La intensidad de la luz utilizada en cualquiera de los métodos puede variar. Esto tiene implicaciones importantes sobre el tipo de compuestos iniciadores en la resina. Esto también puede tener algunos efectos sobre las propiedades mecánicas de la impresión final.

Habiendo discutido en qué se parecen, veamos ahora en qué se diferencian. ¿Es uno necesariamente mejor que el otro? ¿Hay una opción claramente superior?

¿Qué es SLA?

La estereolitografía (SLA) es el método más antiguo de impresión 3D jamás desarrollado. Patentada en 1984, no ha habido cambios significativos en el proceso o la tecnología de impresión SLA a lo largo de los años.

El proceso de impresión 3D SLA es bastante sencillo. Comienza con una tina de resina líquida con una plataforma de construcción móvil. Encima de esta tina de resina hay una matriz de láser que contiene un láser que golpea un galvanómetro de espejo. Este galvanómetro refleja el láser y lo dirige a puntos específicos en la plataforma de construcción para controlar el curado de una capa.

Como con cualquier método de impresión 3D, el movimiento del galvanómetro se basa en un código generado por el software de corte. Este código se genera a partir de un modelo CAD en 3D que el usuario carga en la cortadora. El galvanómetro se mueve para «rastrear» cada rebanada en la plataforma de construcción. Cuando se completa la capa, la plataforma de construcción se mueve una unidad de espesor de capa, lo que permite que la resina fresca se exponga nuevamente a la matriz láser.

¿Qué es DLP?

El procesamiento de luz digital (DLP) es muy similar a SLA en el sentido de que también requiere una resina de fotopolímero que se cura con luz. También se basa en una fuente de luz de alta potencia. La construcción de una impresora DLP es prácticamente la misma que la de una impresora SLA con un tanque de resina y una plataforma de construcción móvil.

La mayor diferencia de una impresora 3D DLP es que puede curar todos los puntos en una capa completa simultáneamente. Los modelos más antiguos de impresoras DLP hacían esto usando un dispositivo de microespejo digital (DMD) que recibe luz de la fuente de luz y la dispersa a puntos específicos en la plataforma de construcción. Hoy en día, las impresoras DLP con paneles de luces LED o pantallas LCD son más comunes.

¿Debería imprimir en SLA o DLP?

La línea que distingue entre SLA y DLP es, en el mejor de los casos, borrosa. La mayoría de los fabricantes ni siquiera se molestan en decir si una impresora usa tecnología SLA o DLP, y más a menudo usan el término genérico «impresoras de resina». Sin embargo, aún vale la pena señalar los beneficios que una tecnología puede tener sobre la otra.

Calidad de impresión

En términos de calidad y resolución de impresión, las impresoras de resina se consideran una gran mejora con respecto a las impresoras 3D basadas en filamentos. Entre SLA y DLP, esta diferencia es poco significativa. Si tuviera que elegir uno, entonces SLA tiene una ligera ventaja.

La mayoría de las impresoras SLA para consumidores pueden alcanzar valores de resolución de 25 micras o menos. Por el contrario, una resolución de 50 micras ya se considera alta para las impresoras DLP. Esto puede manifestarse en forma de «peldaños de escalera», especialmente para modelos con superficies redondeadas o curvas.

Velocidad

La velocidad de impresión es la mayor ventaja de la impresión DLP. La diferencia aquí es marcada: las impresoras SLA curan una capa un punto a la vez, mientras que las impresoras DLP curan una capa completa de una sola vez. Esto también hace que DLP sea ideal para la producción por lotes, ya que una capa grande se cura al mismo tiempo que una capa pequeña. Es una práctica común en la impresión de resina maximizar el área de la placa de construcción.

Volumen de construcción

Una impresora de resina normalmente tendría un volumen de construcción pequeño en relación con una impresora FDM dentro del mismo rango de precios. Las impresoras de resina están limitadas al tamaño de la tina de resina. Tampoco es común imprimir modelos grandes en resina, simplemente porque puede resultar muy caro.

No se puede hacer una distinción clara con respecto al volumen de construcción entre las impresoras SLA y DLP. Cuanto más esté dispuesto a pagar, mayor será el volumen de construcción que probablemente obtendrá. Una típica impresora de resina a escala de escritorio tendría un volumen de construcción cercano a los 130 x 150 x 80 milímetros. En el otro extremo del espectro se encuentran las impresoras SLA de grado industrial como la 3D Systems Pro X950 con un volumen de construcción de 1500 x 750 x 550 milímetros.

Postprocesamiento

Tanto DLP como SLA requieren un gran procesamiento posterior. Una vez que se detiene el proceso de impresión, la resina todavía está en un estado «verde» a pesar de ser sólida. Para lograr la máxima estabilidad química y mecánica, las impresiones de resina deben curarse con luz ultravioleta. El exceso de resina en la superficie de la impresión debe lavarse. Este puede ser un proceso tedioso y complicado, complicado aún más por los estrictos estándares de manipulación y eliminación de la resina sin curar.

Mantenimiento

Entre SLA y DLP, las impresoras SLA tienden a tener más partes móviles. Esto se ha enfatizado más hoy en día debido a la popularidad de las impresoras DLP con pantallas LCD fijas. Las impresoras SLA requerirán un mantenimiento y una calibración más frecuentes, los cuales probablemente deban ser realizados por un profesional. Si le preocupan los costos de mantenimiento, DLP es la mejor opción.

Precio

En la mayoría de los casos, las impresoras DLP son más económicas que las impresoras SLA. Esto no es sorprendente dado que las impresoras DLP son mucho más simples en términos de tecnología. Por esta razón, la mayoría de las impresoras de resina de escritorio utilizan el flujo de trabajo DLP. Hoy en día, puede comprar una impresora DLP para principiantes por poco menos de € 200. Por el contrario, las impresoras SLA aún pueden costar al menos € 2000 y solo son realmente prácticas para uso comercial.

Disponibilidad

La asequibilidad de las impresoras DLP también ha ayudado a que la tecnología sea más accesible para más personas. Si desea comenzar con la impresión de resina, comprar una impresora DLP económica sería su mejor opción.

Los usuarios profesionales tienen una selección más amplia de opciones. Hay impresoras de resina de calidad profesional con volúmenes de construcción más grandes y capaces de una resolución aún más fina. Las impresoras SLA y DLP están disponibles en rangos de precios de €1000 y más. Algunas impresoras SLA pueden costar hasta €200,000. Las empresas de tamaño moderado, como las de las industrias de la joyería y la odontología, generalmente se mantienen en un rango de precios de € 10,000 a € 20,000.

Si recién está comenzando con la impresión de resina, es muy probable que tenga que comprar una impresora DLP. Esto se debe tanto al precio como a las limitaciones técnicas. Las impresoras SLA son más apropiadas para aplicaciones profesionales que pueden beneficiarse del ligero aumento de resolución.

Para ir finalizando

SLA y DLP representan las dos tecnologías que han permitido la impresión 3D con resina. Ahora que más personas se están involucrando en la impresión con resina, el conocimiento de lo que son SLA y DLP se ha vuelto más importante.

El uso de pantallas LCD en la impresión DLP ha cambiado las reglas del juego. Esto ha hecho que las impresoras DLP sean más baratas, rápidas y fáciles de usar. Las impresoras SLA siempre seguirán siendo relevantes, pero probablemente no en el espacio informal de impresión 3D.

Advertencia; Las impresoras 3D nunca deben dejarse desatendidas. Pueden representar un peligro de seguridad contra incendios.